Óscars 2019: La pataleta de la academia (opinión) | POPCOKEN


Pero si le dieron un Óscar a MoonliLALALAND

A principios de los 2000 Porta lanzaba en YouTube España el 'Dragon Ball Rap', el pináculo del fanservice hecho canción de rap. Tras acabar Porta, la voz en español de Jim Carrey (y tantos otros actores de primera) repetía en bucle, casi susurrando: "¿Os agrado ahora?". Eso mismo, paso por paso han sido los Óscar de 2019; la necesidad desesperada de agradar de alguien fuera de lugar. Y para colmo de la academia, dejando entrever sus costuras casposas y la falsedad de su tan deseado y forzado aperturismo.


Entiendo que la academia trate de mostrarse menos racista y más decidida a demostrar que tiene una mira más amplia. Pero su idea de hacer este "lavado de cara" bien es aceptar el dinero que haya pagado Marvel por colocar 'Black Panther' en lo más alto, y darle el Óscar a mejor película al filme que trate el tema racial rozando la superficie. Tenemos 'Roma', una película mexicana, dirigida por un mexicano o 'La favorita', una película británica, dirigida por un griego o incluso 'Inflitrados en el KKKlan' —qué cosas— así que le daremos el Óscar a mejor director y mejor película extranjera a 'Roma', pero que se joda, nuestro peso pesado de los Óscar no se lo lleva una película distribuida por Netflix. Mejor dárselo a 'Green Book' que ahhhysss, cuanto nos recuerda a todos a 'Paseando a Miss Daisy', démosles un premio, que dicen mucho negro en esta peli protagonizada por un blanco. 


Bromas al margen vais cogiendo la idea y también el olor a rancio, es que sólo faltaba que le hubieran dado el Óscar a 'Black Panther' o a 'Ha nacido una estrella' para coronar el bochorno total. No es sólo que 'Green Book' sea una película blanda, blanca y conformista. Es que enaltecer todo eso, es conformarse mientras opacas el talento de los demás. Siempre había tomado los Óscars como lo que creía que eran; esa gran gala donde un jurado académico y experto en cine condecoraba lo máximo de lo máximo. Pero desde que cubro las galas por mi cuenta, la "academia" se me parece cada vez más a la WWE y menos a un organismo prestigioso. Y lo peor de todo es que venderse de esta forma, tan pobre y barata, oscurece las reputaciones de todos los anteriores ganadores. Aunque también tengo que decir que no es la primera, ni será la última vez que la academia se haya o se vaya a retratar. 


Los Óscars, pese a cuanto se esfuerzan por esconderlo, son un club opaco de hombres blancos que sólo dan reconocimiento de peso a sus iguales. De vez en cuando, si, dejan pasar por ahí a gente como Mahershala Ali, pero no mucho, que no se acostumbre. Ahora lo malo es que el Óscar de Rami Malek me hace cuestionarme si se lo han dado por su pedazo de talento, o por el aplastante renacimiento de Queen este año.


Lo realmente triste, es la visión de esos valores blancos en sus categorías. Director no tendrá género en inglés, pero si sus nominaciones y ganadores. O el hecho de que mejor actor sea el último premio que se da antes de los pesos pesados, como diciendo que el actor, como icono, está al mismo nivel que una película —o la creación y dirección de una—. Pero luego se les enciende la bombilla y no piensan en dar prioridad el cine de color o mayor visibilidad a películas menores, directoras y otros premios técnicos que creen que no le importa a nadie. No, su gran idea es poner varios de los Óscars imprescindibles para el desarrollo de una película durante la publicidad, porque "la gala es demasiado larga". Imaginadme tras todo este despiporre, como estuve nada más leer el titular de la gala: riéndome incrédulo ante el disparate más absoluto. 


Ni un negro marchándose de la sala enfurecido, ni un mexicano, ni un griego pueden ser el peso pesado absoluto. Pero tampoco el conductor del coche, quien es el sesenta por ciento del filme, pero no se lleva nada y el músico, se lo lleva, aunque un poco prematuramente. ¿O no recordáis ninguno a un tal Christohph Waltz? Ambos actores con dos Óscars a mejor secundario están el poster de 'Alita' y eso me hace temer que esta "academia" haya acabado de sentenciar prematuramente el arrollante talento de Mahershala Ali. Pero claro, supongo que hay que contentarse con Olivia Colman y ver cantar a Lady Gaga con el ansia de protagonismo de Bradley Cooper apadrinando a quien no lo necesita ¿no?


De verdad que quería rescatar algo bueno, pero para cuando lo encuentro se enturbia con tonterías e imágenes falsas. Así que mejor cerrar esto y respirar hondo que pudo haber sido mucho peor... y mucho mejor. Ojalá me vuelva a equivocar en todo, pero para bien esta vez, por favor.




1 comentario: